Concierto | Preludios para piano

Concierto | Preludios para piano

location_on Centro de Extensión UCmy_location Calculando distanciatoday sábado 21 de julio del 2018schedule 22:00
Ciclo de Teclados
Preludios para piano

Sábado 21 de julio, 18:00 horas
Aula Magna, Casa Central UC, Alameda 340, Santiago
Entrada Liberada

Programa

Claude Debussy (1862-1918)
Préludes, Livre 2
1. Brouillards: Modéré
2. Feuilles mortes: Lent et mélancolique
3. La puerta del Vino: Mouvement de Habanera
4. "Les fées sont d'exquises danseuses": Rapide et léger
5. Bruyères: Calme
6. Général Lavine-eccentric: Dans le style et le mouvement d'un Cakewalk
7. La terrasse des audiences du clair de lune: Lent
8. Ondine: Scherzando
9. Hommage à S. Pickwick Esq. P.P.M.P.C.: Grave
10. Canope: Très calme et doucement triste
11. Les tierces alternées: Modérément animé
12. Feux d'artifice: Modérément animé

Frédéric Chopin (1810-1849)
24 Preludios, Op. 28
1. Agitato
2. Lento
3. Vivace
4. Largo
5. Molto allegro
6. Lento assai
7. Andantino
8. Molto agitato
9. Largo
10. Molto allegro
11. Vivace
12. Presto
13. Lento
14. Allegro
15. Sostenuto
16. Presto con fuoco
17. Allegretto
18. Molto allegro
19. Vivace
20. Largo
21. Cantabile
22. Molto agitato
23. Moderato
24. Allegro appassionato

Intérprete:
Liza Chung, piano


Notas al programa

Existen dos modelos fundamentales para entender el preludio como forma musical. El primero es uno histórico: un preludio sirve como un ejercicio de anticipo a otra cosa, algo que viene antes, y que -según usanza italiana- muchas veces se articula también como una improvisación y preparación del material por venir, como hace Bach, por ejemplo, en su Clavecín Bien Temperado. Por otra parte, el preludio es una abstracción, derivada de ese gesto improvisatorio. Es una búsqueda y, por lo mismo, un desprendimiento musical que puede funcionar perfectamente solo, abandonado a su suerte en un programa que incluya otras obras, o como ejercicio técnico, o incluso como herramienta pedagógica.

Los dos conjuntos de preludios de este concierto, sin embargo, rompen con estas lógicas. En primer lugar, ninguno de estos preludios es realmente una improvisación, aunque el material musical de ellos pueda, en parte, estar derivado de un gesto exploratorio. En segundo lugar, estos preludios no preludian nada, no anticipan otra cosa, y no parecen estar más que cerrados en sí mismos. Pese a que fueron compuestos pensando en la posibilidad de ser tocados por separado o reagrupados a gusto del intérprete, innegablemente fueron agrupados como colectivo, como obras completas, como verdaderos conjuntos de preludios que sólo se anticipan a sí mismos y a otros de su colección.

Claude Debussy escribió dos libros de Preludios, un conjunto de veinticuatro obras en total divididas en dos grupos de doce cada uno. No hay aquí los patrones exactos de armonía de, por ejemplo, una obra como la mencionada de Bach, sino más bien una serie de imágenes, cada una extendida a través de ciertas frases, títulos, expresiones y citas a personas, lugares y autores. El primer libro fue compuesto entre 1909 y 1910, y el segundo -que aparece en este programa- durante el invierno entre 1912 y 1913. En esta segunda colección las alegorías son un verdadero universo: desde el Cakewalk norteamericano, hasta la habanera española, desde el romanticismo germano de Ondine hasta el mecanicismo de Terceras Alternadas, sin dejar de lado una de las piezas más virtuosas de todo el repertorio de Debussy: Fuegos de Artificio.

Chopin parece haberse sentido mucho más cercano a Bach cuando escribió sus propios 24 Preludios Op. 28, escritos en Majorca entre 1835 y 1839 y publicados este último año. Chopin sigue aquí una pequeña pero creciente tradición contemporánea de preludios sin fuga, expresiones sentimentales de piezas breves que pudieran ser utilizadas para aprendizaje y gusto de aficionados. La obra, de hecho, fue un encargo de Pleyel para promoción de pianos, pero Chopin tomó esta excusa para lograr una de sus composiciones más elaboradas, una serie de pequeños bocetos y minimalistas imágenes que no solo exploran un amplio abanico de sonoridades pianísticas, sino también de la expresión emocional del intérprete, magistralmente.

José Manuel Izquierdo Música

add_circleVer mas información

location_on Avenida Libertador Bernardo O'Higgins 390, Santiago, Chile

UberViajar a esta dirección usando Uberdirections Viajar a esta dirección usando Google Maps